Nicolás González e Ivan Villalba, jugadores del Padbol San Bautista hablaron con nosotros y dejaron sus impresiones acerca de lo que fue su participación en la primera copa internacional de clubes de padbol disputada hace poco más de una semana en Argentina. Los jóvenes de de 19 y 20 años, respectivamente, accedieron a la semifinal y culminaron en la cuarta posición.

– Nicolás, ¿Hace cuánto tiempo jugás Padbol?

Empecé a jugar cuando abrió la cancha de acá de Canelones. Desde el principió me copé con el deporte y empecé a practicarlo seguido. Antes de este viaje a Buenos Aires había competido en la Expo Fútbol y en un campeonato organizado en la ciudad de Rivera.

– ¿Cómo fue la experiencia del torneo internacional?

Fue algo muy lindo. Nunca había salido del país, y la verdad fue una experiencia muy linda de vivir, en todos los aspectos. No esperábamos llegar a la semifinal porque había muy buen nivel, pero se nos dio. Fue una pena no haber podido llegar a la final, pero nos sirve de experiencia.

Iván Villalba, de 20 años, nos comenta que también conoció el deporte cuando abrió la cancha su ciudad, San Bautista, y le llamó la atención por la dinámica que tiene y lo divertido que es. Al igual que su compañero en la copa disputada en La Meca Padbol Club de La Plata, tenía experiencia previa en competiciones nacionales, pero era la primera vez que competía fuera del país.

– ¿Ya habías jugado con Nicolás?

No. A Nico lo conocía bien de haberlo enfrentado en competiciones locales y nacionales, pero no me había tocado jugar junto con él. Nicolás fue finalista del torneo clasificatorio que gané junto a mi padre, quien no pudo concurrir al torneo de Argentina, así que decidimos hacer pareja con él para esta ocasión.

– ¿Qué te dejó la copa?

Fue una experiencia maravillosa. Más allá del nivel deportivo, se generó un ambiente muy positivo, la gente de La Meca nos recibió muy bien. Pudimos compartir con parejas de Brasil, Paraguay, y Argentina, además de los uruguayos. Con Nico teníamos la esperanza de llevarnos el título, pero nos quedamos con un cuarto puesto ante parejas de altísimo nivel que practican este deporte hace años, así que a quedarse con lo positivo y corregir algunos errores para el futuro.

Ambos jugadores coinciden en que sería un honor disputar un mundial o cualquier competición representando a la selección uruguaya de Padbol. Iván, a quién le tocó integrar el plantel del mundial 2016, nos cuenta cómo fue:

“Representar a Uruguay para un deportista es lo más grande que hay. Tuve la suerte de estar en el mundial de Uruguay 2016 en el que fui como suplente, aunque no tuve minutos. Pudimos ver jugadores de altísimo nivel, y de todos te llevás un aprendizaje. Por supuesto que me encantaría en algún momento jugar un mundial con Uruguay.”